martes, 21 de febrero de 2012

Remedios caseros para proteger el sistema inmunitario

No son medica­men­tos ni hay que esperar mila­gros de ellas pero hay sus­tan­cias veg­e­tales que pueden ayu­dar a pre­venir los res­fri­a­dos inver­nales. Se han uti­lizado con éxito para estos prob­le­mas durante cien­tos de años.

Propóleo: La fab­ri­can las abe­jas para recubrir las pare­des de su col­mena a fin de man­ten­erla libre de bac­te­rias y microor­gan­is­mos patógenos. De ahí sus propiedades antibac­te­ri­anas y antivi­rales. Se pre­senta en extracto liq­uido, spray oral y comprimidos.

Equinácea: Con­sid­er­ada la gran planta pro­tec­tora del sis­tema inmu­ni­tario, puede evi­tar res­fri­a­dos, gripes, bron­quitis y un gran número de infec­ciones. Se indi­can hasta 4 com­prim­i­dos de 400 o 500 mg al día. O bien 20–40 gotas del extracto flu­ido dos veces al día, antes de las comi­das dilu­idas en agua o zumo.

Tomillo: Ejerce un probado efecto anti­sép­tico de las vías res­pi­ra­to­rias que inhibe el desar­rollo de infec­ciones. Resulta muy efec­tivo con­tra los catar­ros con tos irri­ta­tiva y en casos de sinusi­tis, farin­gi­tis y bron­quitis. Suele tomarse en infusión, solo o bien com­bi­nado con otras plan­tas que poten­cian sus efec­tos como malva, liquen de Islandia, gor­dolobo, llan­tén, drosera o hierba de los can­tores. La infusión se deja reposar cinco minutos.

Saúco: Resulta útil para res­fri­a­dos y bron­quitis; favorece la sudo­ración, facilita la expul­sión del moco y reduce la infla­mación de las vías res­pi­ra­to­rias. En infusión, se vierte una cucharada rasa de flo­res en un vaso de agua 30 segun­dos se deja reposar cinco min­u­tos y se toma caliente, sola o con miel. En caso de fiebre, se toma un vaso cada 3 o 4 horas.

Zumo de limón y miel: Se vierte zumo de limón y unas gotas de miel en agua caliente. La bebida tiene un sabor muy agrad­able y actúa como un efi­caz reme­dio casero cuando se padece farin­gi­tis, dolor de gar­ganta o Catar­ros en general.

Jen­gi­bre. Su poder calorí­fico resulta muy útil en catar­ros y gripes. Se prepara una infusión con una cuchara­dita de la raíz seca por vaso de agua, agre­gando el zumo de medio limón para poten­ciar su efecto.

Sis­tema Inmu­ni­tario: El sis­tema inmu­ni­tario (SI) pro­tege al organ­ismo de una amplia var­iedad de agentes infec­ciosos (bac­te­rias, hon­gos, parási­tos y virus) que pueden oca­sionar en el organ­ismo que los recibe difer­entes enfermedades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada