sábado, 25 de febrero de 2012

Remedios caseros para la enfermedad de Alzheimer

En las primeras etapas aparecen pérdida de memoria, confusión y desorientación, luego existe dificultad para vestirse o comer, conversación repetitiva, problemas de lectura y escritura y dificultad para reconocer a familiares y amigos.

En la etapa más grave existe pérdida de peso,incontinencia y dependencia total de un cuidador.


Remedio para la enfermedad de Alzheimer 1: Verter 1 cucharada de hierba del asno en una taza de agua hirviente. Tapar, colar y dejar refrescar. Tomar una taza al día como parte de un plan de prevención.

Remedio para la enfermedad de Alzheimer 2: Hervir, durante 3 minutos, 2 cucharadas de ginkgo en una taza de agua. Retirar del fuego y dejar refrescar. Tomar una taza diariamente.

Remedio para la enfermedad de Alzheimer 3: Verter 2 cucharadas de grosella negra en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar, colar y dejar refrescar. Tomar, como medida preventiva, tres tazas a la semana.

Remedio para la enfermedad de Alzheimer 4: Hervir dos cucharadas de té verde en una taza de agua durante 3 minutos. Retirar del fuego y dejar refrescar. Tomar dos tazas al día. Según estudios, quienes toman dos tazas al día de este té tienen un 54% menos riesgo de desarrollar discapacidad cognitiva que quienes solamente toman tres veces a la semana. Esto es debido a un antioxidante llamado epigalocatequin galato que puede reducir la placa que se crea en el cerebro.

Remedio para la enfermedad de Alzheimer 5: Ingerir dos vasos diarios de jugo de manzana. Este jugo contiene S-adenosilmetionina para la neuroprotección y antioxidantes lo que ayuda a prevenir el Alzheimer.

Remedio para la enfermedad de Alzheimer 6: Tomar una cucharada de aceite de hígado de bacalao al día.

Remedio para la enfermedad de Alzheimer 7: Tomar tres copas de vino rojo de cinco onzas al día, según estudios francés, disminuye el riesgo de desarrollar demencia tal vez por los polifenoles del vino pueden proteger el cerebro.



Recomendaciones

Adoptar la dieta mediterránea Se aconseja el consumo de legumbres, pan de granos enteros, cereales de granos y aceite de oliva, ya que en un estudio realizado durante cuatro años; se pudo observar que aquellos que habían adoptado una dieta mediterránea tenían un 40% menos de probabilidad de desarrollar Alzheimer, que quienes comían poco o ninguno de estos alimentos.

Consumir vegetales de hojas verdes como espárragos, espinaca, col rizada, ya que su contenido de folato está vinculado con una reducción del 40% del riesgo de sufrir de discapacidad cognitiva o mental. Por ello, se aconseja consumir cuatro porciones al día.

Consumir semillas de girasol, almendras y otros alimentos ricos en vitamina E. Una investigación demostró que un incremento de cinco miligramos de vitamina E en la dieta reduce el riesgo del Alzheimer en un 2%, debido a las propiedades antioxidantes de la vitamina E.

Evitar alimentos ricos en grasas saturadas animal y trans, ya que su consumo aumenta el riesgo de Alzheimer en casi un 50%.

Consumir frutas como ciruela, pasas, arándano, zarzamora, fresa y, frambuesas que son ricos en antioxidantes y el mineral selenio para combatir los radicales libres que pueden causar daños en las células del cerebro.

Comer pescado Consumir, por lo menos, una porción a la semana de pescado como el salmón, atún, sardina y arenque es importante, ya que contiene ácidos grasos omega-3. Quienes comen meste tipo de pescado tienen un 40% menos riesgo de desarrollar Alzheimer que quienes rara vez o nunca comen pescado.

Realizar ejercicio Un estudio efectuado en 1998 señaló que el ejercicio habitual reduce el riesgo de desarrollar Alzheimer. Los investigadores analizaron los hábitos de ejercicio a largo plazo observándose que las personas que mantuvieron niveles más altos de actividad física en su vida tuvieron menos riesgo de la enfermedad.

Mantener la mente activa Es importante mantener activo y alerta el cerebro, ya que lo ayuda a salvarlo del Alzheimer. Los estudios indican que la actividad intelectual (leer libros, aprender a hacer algo nuevo, armar rompecabezas, tomar clases de educación para adultos, entre otros) ayuda a reducir el riesgo de incapacidad mental, ya avanzada la vida, al aumentar las vías neurales en el cerebro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada